dimanche, juillet 24, 2005

marcelo

Ayer sábado ni hice mucho. El fin de semana no trabajo, así que decidí no hacer nada y descansar un poco, además no hacía muy buen tiempo. Acompañé a Pepe al trabajo, di un paseíto por París y luego vine a casa, vi la tele un rato, comí sandía y me eché una siesta. A las 12 fui a buscar a Pepe y fuimos a cenar al lado de su hotel. Luego vinimos a casa, y nos apetecía ver una peli asi que abrimos el sofá cama para estar más cómodos. Ponían una peli de miedo española (El Arte de Morir) y empezamos a verla, pero no la podimos acabar de ver. Os explico el porqué.

Sábado. 3.50 am.
Marta: ¿Qué es eso que suena?
Pepe: No sé, serán las bolsas, que se mueven (tenemos varias bolsas dobladas detrás del fregadero).

Seguimos viendo la peli. Ruidos.

Marta: Pepe, no hagas ruido, que no oigo.
Pepe: Que yo no soy!

Silencio.

Pepe: Igual ayer vi un ratón.
Marta: (me levanto de la cama de un salto)¿ Queeeee?!! ¿Que "igual" viste un ratón? ¿Pero lo viste o no lo viste? ¿Y por qué no me lo has dicho? ¿Pero dónde?! ¿ Y cuando? ¿de verdad viste un ratón? No puede ser, no puede ser....
Pepe: Es que no estoy seguro porque tenía la mirada perdida y vi algo moverse, pero no sé si me lo imaginé.

Durante los siguientes 20 minutos permanezco de pie sobre la cama. Siguen sonando ruidos.
Veo un ratón. Grito. Ah!! Grito otra vez. Ah!!
Son las 4 de la mañana.

Pepe: Joder Marta, tranquilízate. ¿Seguro que lo has visto?
Marta: Que sí, que sí! Te lo juro, ha pasado corriendo. Es pequeñito. Es asqueroso.
Pepe: Bueno, pues dormimos arriba y ya está.
Marta: Que no, que no, que no, que yo no duermo aquí con un raton. Que no, que no....
Pepe: ¿Y que quieres hacer? Son las 4 de la mañana.
Marta: No sé, pero yo no duermo aqui.
Pepe: Voy a ver si sigue por aquí.
Marta: Noooo! No te acerques.

Vuelvo a ver el raton, esta vez en la encimera de la cocina, correteando. Vuelvo a gritar. Aaaaaahhhhhh!!!! Me pica todo.

Marta: Pepe vámonos de aquí, por favor.

Descubro que tengo pánico a los ratones. No lo sabía.

4.30 am. Hotel de mochileros, a 5 minutos de casa.

Marta: Buenas noches, ¿tienen habitaciones?
Recepcionista: No tenemos, lo siento. Ah.. sí, tenemos una, con baño, ducha y twin lits.
Marta: Muy bien, ¿cuánto cuesta?
Recepcionista: 54 euros.
Marta: Nosotros en realidad vivimos aquí al lado, pero es que hemos visto un ratón en nuestra casa.
Nos mira, aunque no muy sorprendido.
Recepcionista: Pues aquí también tenemos, en la cocina, en el piso de abajo.
Marta: ¿Queé? pero ¿en la habtación no hay, no?
Recepcionista: No no...je je...

Nos da las llaves. Antes de subir los 4 pisos hasta la habitación nos conectamos a Internet y buscamos teléfonos de urgencia de matones de ratones a sueldo.Subimos a la habitación. Las twin lits son literas. Está todo asqueroso y por primera vez echo de menos mi casita. Nos preguntamos si nos da mas asco el ratón o la habitación guarra de este hotel. Nos dormimos y nos ponemos el despertador a las 11.30 ya que a las 12 nos tenemos que marchar.

Domingo.
Hemos ido a desayunar a una cafetería, al lado de casa. Hemos ido a la tienda de los hindúes y hemos comprado un remedio contra los roedores llamado STOP RONGEURS. Son dos placas de madera con pegamento. Se dejan en el suelo con algo de comida y se supone que el ratón se queda pegado. Me pregunto que me da mas asco: encontrar al raton vivo o muerto. Al final lo compramos.

Volvemos a casa. No hay ruidos, no se oye nada. Para hacer menos dramático el episodio decido ponerle nombre al ratón, así que a partir de esta mañana se llama Marcelo. Pepe se ha ido a trabajar y vuelve a las 12. Yo hoy pensaba hacer lo mismo que ayer, pero ya me he programado la tarde para estar fuera de casa. Voy a hacer la colada y luego me voy al cine. Ya os contaré cuando vuleva si lo hemos atrapado, aunque no sé si me apetece mucho ver a Marcelo muerto y pegado a una tabla de madera con pegamento en mi cocina.
Pero si no pica en la trampa casi es peor, ya que habría dos opciones:
1. Que sea muy listo y siga escondido.
2. Que se haya ido ya. (Esta opción no es deseable porque siempre me quedará la duda de si sigue con nosotros).

Las placas llevan un rato en la cocina con un trozo de queso manchego. Pepe dice que como es un ratón frances puede que no le guste el queso español.... igual tiene razón.



Resultado:
Noche en hotel de mochileros: 54 euros
Desayuno: 7,50 euros
Trampa para ratones: 13 euros
Tener pánico a los ratones: NO TIENE PRECIO.

7 commentaires:

Polkium a dit…

Jo, Marta, que putaden! Si aparece vivo lllevaló en el bolso a Dinsey y lo dejas debajo de una mesa y así quizás te dan vacaciones una temporadita.

Me tengo que ir a clase. :(

Anonyme a dit…

estoy contigo!yo no podria estar en esa casa con un raton...se mueven demasiado rápido!que grima.
por que no meteis a un gato?seguro que hay algun personaje de Disney que se gato.
Gelen

Anonyme a dit…

Cariño no comprendo tu post.
Pero tu no duermes con Pep en el minipiso???
Y te da miedo el ratón??

Anonyme a dit…

Perdón pero se me olvidó firmar.

Je suis campe al ataque!!!

lamidupeuple a dit…

Mi compañero Dominique me dice que seguro que me lo he llevado en la mochila del hotel, que el hotel está lleno.
Besitos.

Isabel a dit…

Me encanta esto del blog, lástima que no tenga internet en casa y que mi acceso en la oficina esté bastante más que limitado!!!!. No me extraña que no quieras dormir con un ratón en la habitación, pero bueno, lo del hotel es de coña total!!!!!!!!!!!!!!. Cual el el blog de Pepe????. Dale muchos besos. Voy a intentar conseguir una conexión remota para poder entrar en mi casa. No se vivir sin internet!!!!!!!!!!!! Seré una víctima d elas nuevas tecnologías?????? o......será que el teléfono es demasiado caro?????????

BESOS

bea batidora a dit…

hola guapisima!! espero que para cuando llegue a Paris, Marcelo (y amigos y/o posibles familiares) no tengan tu casa como vivienda habitual... je, je, que a Antonio le dan mucho miedo los ratones... (a mi no eh?). buenos muchos besitos y nos vemos soon.
PD:me encanta el blog este, es guay!!