lundi, août 01, 2005

un lunes cualquiera

Lunes. 1 de agosto. España. Miles de personas en sus vehículos atascados en las carreteras españolas se dirigen a las costas de la península para iniciar sus vacaciones de agosto. Playas repletas de españoles y turistas.

Lunes. 1 de agosto. París. Aunque es lunes tengo horario de tarde y entro a las 4 (hora de la siesta). Pero, como he dicho, es lunes y nada me va a impedir no madrugar un lunes, ya que tengo que ir a la seguridad social. Me espera una mañana apasionante. Por suerte Pepe me acompaña (y es su día de reposo, que santo). Llegamos y esperamos la cola para pedir hora. Va bastante rápido, pero nada me hace olvidar que es lunes, son las 10 de la mañana y me queda toda una semana de curro por delante, que pereza... Acabamos rápido y tengo bastante tiempo, pero decido irme antes al curro porque tengo que hacerme el seguro médico de Disney." Ya que estamos..." pienso.

Tardo una hora en tren. Empieza a llover. Cuando llego a la estación llueve a mares y todos los turistas van con unos super impermeables amarillos de Mickey. Yo quiero uno. Me piden 8 euros por él. Ja ja. Decido que no, que paso de asegurarme hoy y me voy a comer un brownie a la cafetería de la estación y así espero a que pare de diluviar. No sin antes pasar por el baño, que está en el piso de arriba, a 5 minutos andando (en la misma estación) y encima cuando entro me cobran lo mismo que lo que me cuesta un cafe en el bacsktage. En fin, no me voy a mear encima... Cuando termino con mi super brownie sigue lloviendo. Gracias al patio de la muerte voy en chanclas y camiseta de tirantes. Veo a uno con abrigo. Me recorre un sudor frío. Miro el calendario de la estación: 1 de agosto. Pues vaya. Espero a que pare de llover un poco, ademas hace frio y yo he salido con un "jerseicito". No para de llover. Al final llego tarde a currar, empapada.

Como todos los lunes el día trascurre entre miles de anécdotas curiosas y clientes pesados. Esos clientes que deciden hacerme la vida imposible el primer día de mi semana. Entre algunos, uno que no quería pagar porque decía que el servicio había sido nefasto, aunque también dijo a mi favor que yo había sido muy amable (un poco contradictorio ¿no?). Otro que se pidió una copa de champán a las 2 de la tarde, en plan aperitivo, pensando que por tener nosequé pasaporte anual era gratis: al final le toco pagar 8 eurazos por la copita. Se me rompe la máquina de pagar con tarjeta, se acaba el papel de la impresora, voy a hacer café y no hay tazas, ni leche, ni cucharas... Tres mesas quieren pagar a la vez, otras dos quieren los postres, otra espera con cara de "llevo aqui 20 minutos", otra me levanta la mano y me hace un gesto que no significa ni "traeme la cuenta", ni "quiero agua", ni nada de nada! Ah! Necesito gritar!!

En ese momento viene la que sienta a los clientes y me dice " Veo que no tienes mucho lío, te voy a poner un grupo, pero no te preocupes, son españoles..." "Qué bien"... pienso. Este "qué bien" hay que entenderlo en sentido irónico. Voy a aprovechar para contaros, queridos lectores, que tenemos una fama internacional (bastante extendida por cierto) de PESADOS, y lo más duro es que es cierto. El español medio se caracteriza por varias aspectos, que intentaré resumir en 6 puntos y una conversación:
1. Si el restaurante cierra a las 22.00, el español llega a las 21.59.
2. Nunca han decidido lo que van a comer, esperan a que llegue el camarero (yo, en este caso) para decidirlo contigo.
Una mesa de 4 personas tarda unos 15 minutos, aproximadamente.
3. Hablan en español a todo el mundo, sólo porque en la puerta les recibe una chica que sabe decir bienvenido en 7 idiomas.
4. Nunca dejan propina.
5. Siempre dicen por favor pero nunca dicen gracias.
6. Nunca han leído bien el menú, y cuando te llaman porque "dicen" que por fin han decidido, los siguientes 15 minutos trasncurren de esta manera:

Yo: Buenas tardes, ¿han decidido ya? (pregunta absurda)
Paco: Pues no sé, ¿tu que quieres Mari?
Mari: Ay, no sé, es que hay tantas cosas! Puf! Oye y aquí estan buenas las cosas? Es mu caro no?
Yo: No sé... (decido ser paciente) ¿Qué les gusta?
Mari: ¡Ay! ¡Pero si eres española! ¡Qué bien, que gusto hija, porque es que a los franchutes no les entendemos nada, nos hablan en frances... (que raro), menos la de la puerta, esa sí que hablaba español, pero mira que es raro....
Yo: Ya, je je... es que son así.... je je...Bueno, han decidido...
Mari: ¿Y tu trabajas aquí desde hace mucho? ¿Vives aquí sola? ¿Qué bien, no? Que apañada...
Yo: Si si...je je (tengo 7 mesas y dos llevan 10 minutos mirándome con cara de odio)

En este momento, la feliz familia aprovecha para contarme alguna anécdota super divertida que nunca he oído.
Yo aguanto estoicamente e incluso me río, je je.

Paco: Pues mira, a los niños tráeles un menú " de esos" de niños y a nosotros...
Yo: Sí, si, pero el menú de niños, ¿con qué plato?
Paco: Ah, ¡pues con hamburguesas! (que pregunta...)
Yo: ¿y con qué acompañamiento?
Mari: ¿Qué hay? (Están escritos en el menú)
Yo: Patatas, pasta o verdura.
Mari: Ay, pues con patatas
Nena: No! Yo quiero pasta!
Mari: Pues con pasta.
Yo: Muy bien, con pasta (apunto en la libreta)
Nene: ¡No, yo quiero con patatas!
Mari: Bueno, pues para la nena pasta y para el nene patatas
Yo: Muy bien, para la nena pasta y para el nene patatas.
Mari: Y para nosotros..
Yo: Si, si, pero... ¿Qué postre quieren los niños?
mari: Pues....¿Qué hay? (Están en el menú)
Yo: Helado, brownie o mousse de chocolate.
Nena: Yo quiero mousse!
Nene: Yo quero helado!
Yo: ¿Y de bebida?
Mari: ¿Qué hay? (Están en el menú)
Yo: Coca cola, fanta, sprite...
Mari: Para la nena coca cola y para el niño sprite...(por resumir un poco)

Yo: Y para ustedes?
(Tengo que decir a favor del macho ibérico que los hombres suelen ser mas rápidos que las mujeres)
Paco: Yo un entrecote "de estos".
Yo: ¿Cómo lo quiere?
Paco: ¿Quer?
yo: Sí, que como lo quiere, de hecho?
Paco: Ah...pues en su punto
Yo: Y ¿con qué salsa?
Paco: ¿Qué salsas hay? (están escritas en el menú)
Yo: Barbacoa, bernesa o pimienta.
Paco: Mmmmm....no sé,no sé... pero están encima o al lado de la carne?
Yo: Al lado
Paco: Pues...no sé...
Aquí llega la pregunta de siempre
Paco: Y cómo es la bernesa?
Yo: (¡¡¡¡¡¡Ahhhhh!!!!!!) Pues es como mayonesa, pero con vinagre...
Paco: Bueno, pues entonces barbacoa.
Yo, agotada: ¿Y de acompañamiento?
Paco: ¿Qué hay? (Por supuesto, vienen en el menú)
Yo: Verduras, patatas, patata al horno o ensalada
Paco: Pues patatas, ¿pero son fritas no?
Yo: Sí, sí, patatas fritas.
Yo: ¿Y usted señora?
Mari: Mmmmm....yo igual.
Yo: ¿Todo igual? (Que diga que sí, que diga que sí...)
Mari: Mmm, cuales eran las salsas?
No ha habido suerte. Lo repito
Mari: Pues yo de pimienta, así probamos las dos.. je je je je je....
Yo, pensando "Sí, je je"

No sigo, porque se haría eterno, pero la conversación continúa de manera similar con los postres y las bebidas.

Ejemplo de una familia de daneses. (Buscar las 7 diferencias)
Yo: Hola, ¿han decidido?
Yann, padre de familia: Hola buenos días. Los niños tomarán 2 menús de niños, dos hamburguesas con patatas fritas, una coca cola, una fanta y de postre dos helados. Yo un solomillo bien hecho, con salsa barbacoa y con patatas y mi mujer lasaña de verduras. De beber una botella de Cote du Rhone y una botella mediana de agua. Los postres te los decimos ahora?
Yo (alucinando): Si lo han decidido ya...sería perfecto.
Yann: Pues dos tartas de manzana.
Yo:Muchas gracias.
2 minutos. Y encima en inlgés. Les adoro y les hago la pelota toda la comida. Me dejan siempre algo de propina.

Tras este "breve" paréntesis continúo con mi día. Me colocan a un grupito "de estos" de españolitos, pero no importa, porque, como soy española, "mejor que mejor" piensan los demás... que van a pensar, claro. Hay que destacar que soy la única camarera española y que me tocan casi todos. También tengo que decir que he atendido a algún español que otro bastante normal. Pero TODOS, repito TODOS, me han preguntado que es la salsa bernesa.

Me voy a comer a las 5 de la tarde y no queda pizza y me toca comer una pasta blanducha con una salsa hecha a base de verduras, hasta el momento desconocidas para mí. Sigue lloviendo a mares. Aunque es lunes el restaurante está repletito de de turistas y no-turistas que inician sus vacaciones de agosto en Disneylandia. Como llueve, el parque esta vacío, los restaurantes llenos. Otra mesita de españoles. Olé.

Salgo a las 11, agotada. Me voy a cambiar y descubro que mi ropa sigue mojada desde esta mañana. Me congelo hasta el tren, hace frío, y no de "jerseicito", sino de calcetines y "abriguito". Llego a casa una hora y media más tarde.
Me tomo un cola-cao revitalizante y me doy una ducha calentita de 10 minuto. Me voy a la cama.

En la cama:
Marta: Pepe, huele raro...huele a fritanga...no?
Pepe: Es que hoy he hecho patatas fritas

Estupendo. Me intento dormir pero todo me huele a patata, Marcelo no aparece, hace frío y es 1 de agosto. Al día siguiente no hay nubes, pero no me fío. Salgo de casa con calcetines, jersey y abrigo. LLego a Disney. Me da vueltas todo. Calor de verano. Esto es París.

me da vueltas todo

9 commentaires:

Mama a dit…

Pobrecita!! Desde ahora pedire como Yann, con decisión y personalidad

Anonyme a dit…

Y por qué no nos dan clases de como pedir en los restaurantes?? Creo que debería ser como las clases de seguridad vial o de sexualidad, obligatorias!!!!

Marge ten mucho cuidado con el patio de la muerte que te vas a resfriar!!!

Bss Carry (sex in the city)

Anonyme a dit…

Marta creo q la solucion al patio de la muerte es q fabriques un kit de emergencia mochilero, porque si no... Paris te va a matar!! Respecto a los clientes pesados, no me queda mas remedio q compadecerme de ti, no sabes cuanto te entiendo... desde que trabaje de camarera mi afan por sonreir a los pobres camareros es ya hasta un poco exagerado pero despues de haber pasado los achaques del gremio hostelero te conviertes en el cliente q siempre hubieses deseado tener verdad? Tomatelo con calma q a cada cerdo le llega su San Martin(ya se atragantaran con las patatas, o mejor con la salsa bernesa!! y tu estaras alli para verlo jejeje)
Un besot para la q es seguro la mas guapetona de las camareras de todo Francia y del mundo mundial!!
Katia

Anonyme a dit…

Marta, ya no leo libros por la noche...leo tu blog
Sin comentarios....es demasiado
Fdo.Willy Fog de Girona(queen pa los amigos)

Polkium a dit…

Pobrecita! ya sabes que cuando quieras te vienes a descansar un fin de a Bruselas (o más si puedes). Y te llevo de restaurantes para que puedas preguntar tu por las salsas, en plan 'apanish'.

Anonyme a dit…

Dile a tu novio que menos patata y mas blog que no se estira nada y con lo divertido que es esto de lo realityshows-blogs....
muchos besos!!!
carlitos primo

Anonyme a dit…

La verdad es que he alucinado un poco cuando he leído lo de que los españoles somos los más pesados pero he flipado más cuando he leído la "típica" conversación con un grupito español con el camarero a la hora de pedir la comida..Cuanta verdad!!!!!...Debe ser horrible!!!!
Prometo que a partir de ahora pediré como el rayo en los restaurantes.

Besitos.

Marian.

Anonyme a dit…

que vergüenzaaaaaaaaa!!!!!!!! si es que Espain es Espain!!! nos conocen en todas partes!!!! pero no me ha quedado claro que es la salsa "Bermesa".... (yo también preguntaria...). besitos

Anonyme a dit…

la de la salsa bermesa es bea batidora!! es que se me dan un poco mal las nuevas tecnologias!!