mercredi, juin 08, 2005

mudanzas en paris

Nuestro pequeño zulito ya va tomando forma. Cuando llegamos sólo habia una mesa, y ahora se pueden contar varios muebles, entre ellos una mesa estupenda que alguien no quería y la puso en la calle para que la cogiera quien la necesitara. Por supuesto que nosotros la queríamos y la necesitábamos, aunque a Pepe no le hizo mucha gracia al principio porque estaba en la calle, y estaba sucia.... Le convencí de camino al video club (cuando la fiché) y conseguí que accediese para que me ayudara a llevarla a casa. Fue fácil porque tiene rueditas y sólo hubo que empujarla cual carrito de super mercado. Sin embargo no dejaba de repetirme " Marta, la mesa esta es de alguien, no te la puedes llevar...." "Ya verás... nos va a ver alguien y nos van a decir que qué hacemos, que la mesa no es nuestra..." y yo " si, si, pero empuja, empuja.." un portal antes de llegar al nuestro sale un señor de una tienda y nos dice que si le hemos robado la mesa, que es suya. Imaginaros la cara de Pepe, se quedó como petrificado y tuve que actuar yo, que hablo bastante peor que él. Yo, tranquilamente, le dije como pude con mi francés chapucero que pensabamos que la había tirado y que lo sentíamos. El tío, de repente, se empieza a reir y dice que nos está tomando el pelo... ja ja... a mí me hizo mucha gracia pero Pepe casi sale corriendo...la mesa queda moniiiísima en el salon.

También tenemos una mesa de centro y un armario. Pero esto fue mas difícil de conseguir, aunque tampoco lo pagamos, fue un regalo de Luisito (que en Londres descanse). El día antes de irse fuimos a su casa a recoger estos muebles. Allí nos dimos cuenta de que no podiamos llevarnos las dos cosas a la vez, pero tampoco podiamos ir otro día porque al día siguiente hacían la mudanza. Para que os hagais una idea de lo que estoy hablando el armario mide aproximadamente 1 metro 80 por 1 metro y la mesa es como de 1 metro y bastante pesada. Como Luis quería deshacerse a toda costa de estas maravillas que ahora decoran nuestra maison nos animó para que lo intentaramos: "Que si, hombre, que si podeis.... yo os acompaño hasta el metro y como es linea directa luego solo teneis que subir las escaleras de vuestra parada de metro....bla bla bla..." Al principio la idea no nos convencía mucho ... pero finalmente lo hicimos.

El camino de casa de Luis a la parada de metro ya fue bastante accidentado. A mi se me caían los trozos de mesa por la calle. Para que me entendais, no es que pesara, es que era incómodo de llevar, casi imposible. Ademas dio la oportuna casualidad de que ese dia fuimos de compras e ibamos bastante cargados. La idea era que Luis nos acompañara sólo hasta la boca de metro, pero le pedimos que también viniera hasta el andén. Una vez allí, esperando al metro, la gente nos miraba con cara de "¿Pero se pueden hacer mudanzas en el metro?" además sin ningun disimulo, oye. Cuando llegó el metro nos metimos muy deprisa para que nos diera tiempo y Luis, de repente, nos arroja la mesa dentro del vagón, ante las miradas atónitas de los ocupantes antes de decir "Hala, majetes, os he encasquetado la mesa!" Se cierran las puertas. Una vez dentro del vagón y cagándonos en Luis empezamos a estudiar el Plan de Descenso del Vagón con Armario de Ikea y Mesa de Pablo e Irene. Pepe ya se empieza a poner nervioso. Yo también. Sobre todo porque no hay mucha gente en el metro y a estas horas (las 10 de la noche más o menos) las puertas se abren y cierran muy rápido y no es probable que el conductror vaya a esperar a que hagamos la mudanza. Conversación:

Pepe: Vamos a ver, tu te bajas del vagón con el armario, bueno con las baldas y yo te paso la mesa y luego yo me bajo con el resto
Marta: ¿Qué?!! Pero si me bajo con todo eso no me puedes pasar la mesa porque no tengo manos para cogerlo
Pepe: Vale vale... pues... pues me bajo yo y tu me pasas la mesa
Marta. No, no...No me va a dar tiempo Pepe, se me van a cerrar las puertas y me voy a quedar en el vagón con una mesa, voy a parecer una loca
(La gente nos mira. Risas.)
Pepe: Bueno... pues...pues abre la puerta antes de que el metro pare y asi tenemos más tiempo (Nota: El metro de Paris ofrece la posibilidad a sus viajeros de saltar del vagón unos 5 metros antes de que este pare del todo. La puerta la abre el propio ocupante del vagon. Pepe se ha acostumbrado a esta práctica, de manera que él baja del metro y luego se reune conmigo.)
Marta: Qué?! que no que no...que yo no salto del vagón del metro y menos con un armario...
Pepe: Pero si no digo que saltes, sólo que abras las puertas...
(Risas)

El metro se acerca a nuesta estación...que nervios...ya llegamos...ya estamos...se para el vagón (del todo), abro la puerta, bajo con un trozo de armario, Pepe me pasa el resto, se da la vuelta, coge la mesa, baja del vagón. Ya estamos! Ya tenemos mesa y armario! Qué emoción! y encima gratis! El recorrido del metro a casa os lo podeis imaginar. De todas formas, para que lo sepais, esta prohibido utilizar el metro como medio para realizar tus mudanzas. Que regla tan rara.

armario nuevo mesa nueva

6 commentaires:

Polkium a dit…

Que bien que vuelves a escribir!!

Para poner links en el lado tienes que ir a donde escribes las cosas (www.blogger.com) y allí, una vez que has entrado a tu cuenta, darle a la pestaña de arriba donde pone "Template". Entonces te sale toda la pagina en formato HTML, es decir, caos total. Pero yo te digo el truco: ve hasta abajo del todo y busca esto:

< a href="http://EDITME">Edit-Me< / a >

Luego cambias lo de "http://EDITME" por la página que quieras (por ejemplo "http://polkium.blogspot.com/") y lo de "Edit-Me" por el nombre que le quieras dar tu a ese link (o el nombre real, en el caso de mi ejemplo "Lo que hay que oir...").

Mañana me leo tu post, que tengo que madrugar para mi primera clase de francés y ya es muy tarde.

Pepe a dit…

Todo es verídico y suscribo hasta la última coma.

Muchos besos mi amor. ¡Me encanta tu blog!.

Polkium a dit…

Me imagino perfectamente todo el viaje y los agobios de Pepich. Dile que cuando algo está en la calle es para el mejor postor, que no se agobie. En casa de María lma mitraad es de Ikea y la otra de alguna esquina bruseluar.

Y, como curiosidad, os diré que en el metro de Madriz no se si se pueden hacer mudanzas pero en los buses de Madrid City no permiten ya ni llevar maletas (de hecho en algunos ya han puesto cartelitos con las medidas reglamentarias del equipaje de mano, como en los aviones).

Mama a dit…

Hola, soy tu madre, si, la que te llamo por telefono al metro en plena mudanza... Ahora entiendo por qué no contestaste. Me alegro de que seas tan apanada. No se si has visto un documental frances de Agnes Varda que se llama "Los espigadores y la espigadora" (Les glaneurs et la glaneuse")que trata de la gente que recoge cosas en las basuras y es buenisimo. Besos a los dos. MAma

Mama a dit…

Por qué no escribes? Tengo mono de tus noticias

Polkium a dit…

Te he hecho la imagen que me pedistes pero ha quedado un poco cutre (para que nos vamos a engañar) por dos razones: la primera es que aquí no tengo un buen programa para editar fotos (lo he hecho con el Paint de Windows) y la segunda es que no tengo una foto carné tuya (he usado una en la que salimos Mamá, tu y yo). Puedes cogerla aquí.